Nota de “The Guardian”.
“Existe una interpretación errónea entre los científicos y el público de que los ecosistemas naturales son la fuente de amenazas para nosotros mismos. Es un error. La naturaleza plantea amenazas, es cierto, pero son las actividades humanas las que causan el daño real. Los riesgos para la salud en un entorno natural pueden empeorar mucho cuando interferimos con él ”.