Esta campaña es impulsada desde el 2009 por la Organización Mundial de la Salud. Tiene por objetivo principal evitar la transmisión de infecciones dentro de los centros de salud. Según datos del 2016, uno de cada dos miembros del personal quirúrgico no se lava las manos cuando debe hacerlo. Hoy cobra importancia que tanto lxs trabajdorxs de salud, como las personas en general, tomen el recaudo de lavarse las manos.