Generar conciencia de cuidado, una estrategia clave en el abordaje de la diabetes

Este año, el Día Mundial de la Diabetes se conmemora celebrando al personal de enfermería, debido a su papel fundamental en la detección temprana de personas con diabetes. Mantener el vínculo con el personal de salud, junto con una alimentación saludable y actividad física diaria, se vuelven importantes factores de prevención para evitar el desarrollo, o el avance, de la Diabetes. 

La diabetes es una enfermedad crónica y no transmisible, que se caracteriza por un incremento en los niveles de azúcar (o glucosa) en la sangre de manera persistente, lo que se conoce como hiperglucemia. 

Podemos encontrar personas con diabetes tipo 1, que son casos en los existe una deficiencia total en la producciòn de insulina; con diabetes tipo 2  (forma más común de diabetes), casos en los que el cuerpo no produce suficiente insulina, o las células no hacen uso de ellas; y con diabetes gestacional, que se da en algunas personas gestantes cuando el cuerpo no puede producir ni utilizar toda la insulina que necesita durante el embarazo. 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), obtenidos a través de la Federación Internacional de Diabetes (FID), en 2019 había 463 millones de adultos (de entre 20 y 79 años) viviendo con diabetes en todo el mundo, y la mitad de ellos estaban sin diagnosticar. Además, se estima que 3 de cada 4 personas con esta enfermedad se encuentra en edad laboral (1)

En Argentina, una de cada 16 personas adultas tenía diabetes en 2019, y el 32,5% se encontraba sin diagnosticar. Además, se estima que según la región del mundo, el 50% de las personas diagnosticadas con COVID-19 tiene diabetes como enfermedad de base. 

El año del personal de enfermería

Con frecuencia las y los enfermeros son los primeros, y algunas veces los únicos, que interactúan con una persona con diabetes, por lo que esta primera atención se torna vital. Juegan un papel importante en el diagnóstico temprano de la enfermedad, en brindar información para el autocontrol y el apoyo psicológico, y en brindar herramientas para combatir factores de riesgo para la diabetes tipo 2. 

Por eso este año, el Día Mundial de la Diabetes celebra al personal de enfermería que trabaja a diario con las personas con diabetes, buscando generar conciencia sobre el papel crucial que juegan en el sistema de salud. 

“Para mí, los/as enfermeras son lo más grande que hay. Conocen a cada paciente que se acerca, tienen un trato constante con ellos/as, le ponen el pecho a cualquier dolor que puedan sentir y son asertivos en sus decisiones, en sus manejos. Creo que dentro del sistema de salud se les debería dar más autonomía para la toma de decisiones, o al menos buscar más frecuentemente el consejo que el o la enfermera pueda dar”, explica Victoria Bognano, licenciada en Nutrición y trabajadora en el centro de salud Conciensus – Nodo Estratégico. 

Según datos de la OMS, el personal de enfermería representa en 59% de los profesionales de salud en todo el mundo, y es una fuerza de trabajo que sigue creciendo, conforme se va tornando sumamente necesaria. 

“Los profesionales de la salud no somos islas dentro del sistema de salud, no deberíamos ser islas. Tenemos que aprender a trabajar más en conjunto, a tomar decisiones desde el acuerdo y desde el respeto por el criterio profesional del otro”, agrega Victoria. 

Conciencia de cuidado

La diabetes es una enfermedad que puede aparecer en función de la edad de la persona, sus antecedentes familiares, la actividad física que realice y sus hábitos alimenticios. Por lo tanto, el peso no es el único factor ni un determinante para la aparición de la Diabetes.

En cuanto a la alimentación, y buscando derribar algunas ideas preconcebidas, la Federación Argentina de Diabetes explica que una persona con esta enfermedad “come lo mismo que una persona sin diabetes de la misma altura, igual desgaste físico y que esté pasando el mismo momento biológico: niñez, adolescencia, embarazo” (2), etc. 

Victoria señala que “hay muchos/as que están entusiasmados por conocer prácticas nuevas de alimentación y cuidados, y por llevarlas a cabo, y hay otras personas que se resisten bastante. Comenzamos reconociendo y deconstruyendo los hábitos alimenticios que pueden ser perjudiciales, para modificarlos de acuerdo a los gustos de cada quien y a sus costumbres. ”

Por su parte, si bien la actividad física siempre es beneficiosa para la salud, en el caso de las personas con diabetes ayuda a disminuir los niveles de azúcar en la sangre, haciendo posible que en algún momento se necesite menos insulina. También previene enfermedades cardiovasculares, ayuda a controlar la presión arterial y con la pérdida de peso. 

“La conciencia de cuidado es algo que cada persona tiene que ir poniendo en práctica cotidianamente, es como si fuera una luz que cada vez se va haciendo más brillosa. La conciencia no se obtiene porque sí, sino que se trabaja para obtenerla. Desde mi experiencia en el consultorio, la conciencia de cuidado es difícil al comienzo, pero luego es algo que se hace natural”, dijo Victoria. 

Evitar el sedentarismo, hacer actividad física a diario, tener una dieta equilibrada que incluya frutas y verduras, no automedicarse, confiar en el personal de salud y sobre todo evitar la soledad, que hoy se constituye en un gran factor de riesgo para nuestra salud, son acciones que ayudan a prevenir la diabetes y a evitar que la misma se torne grave. 

En este sentido, Victoria nos invita a “mimar el cuerpo y mejorar la calidad de vida, reconocer las sensaciones corporales y desde ahí cuidar la salud.”

Marina Tsernotopulos

Licenciada en Comunicación Social

Universidad Nacional de Córdoba

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *