Día Mundial del Medio Ambiente

El 5 de junio celebraremos El Día Mundial del Medio Ambiente. Acompañado por el hashtag #PorLaNaturaleza, este día nos invita a reflexionar y tomar conciencia del rol vital que tiene la salud en nuestro planeta, como así en motivar a las personas y comunidades para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y en el cambio de actitud hacia temas ambientales.

Esta efeméride fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 y coincide con la Conferencia de Estocolmo (de este mismo año) que daría por inicio debates sobre el medio ambiente. Desde sus comienzos, su objetivo fue sensibilizar a los países en relación a temas ambientales, buscando intensificar además la acción política e integrar a la población, como principal agente de cambio. 

La Biodiversidad 

Colombia será la sede oficial del evento 2020 y el tema principal de este año es la Biodiversidad, que es hoy quizás, el mayor motivo de preocupación mundial en materia medioambiental. Es la base de toda la vida en la Tierra, y sin ella, la salud humana se ve comprometida.  La biodiversidad corresponde a la variedad total de seres vivos en el planeta. Actualmente existen ocho millones de especies en la tierra, y cada miembro juega un rol fundamental en el equilibro natural.

“Los alimentos que comemos, el aire que respiramos, el agua que bebemos y el clima que hace habitable a nuestro planeta provienen de la naturaleza. Sin embargo, estos son tiempos excepcionales en los que la naturaleza nos envía un mensaje: para cuidarnos a nosotros mismos, debemos cuidar la naturaleza.  Es hora de despertar. Tomar nota Alzar nuestras voces. Es hora de reconstruir mejor para las Personas y el Planeta. Este Día Mundial del Medio Ambiente, es hora de la naturaleza. (1)Así se describe a esta campaña en su página oficial éste evento mundial impulsado por las Naciones Unidas.

El ser humano con sus actividades y modo de vida han causando pérdidas de biodiversidad irreparables. Un ejemplo reciente pueden ser los incendios forestales del año pasado (2019) que alcanzaron cifras sin precedentes dándose casi en simultáneo en países como Brasil, Bolivia, Indonesia, Australia, el Congo y otros. Entre las consecuencias de estos acontecimientos no sólo están las grandes pérdidas de bosques y selvas sino también de especies de animales que allí habitaban. 

Zoonosis 2020

Según la OMS: Las enfermedades zoonóticas son un grupo de enfermedades infecciosas que se transmiten de forma natural de los animales a los seres humanos. El mayor riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas se produce en la interfaz de la exposición directa o indirecta a los animales, los productos derivados de estos (por ejemplo, carne, leche, huevos) o su entorno (2).

Alrededor de un 75% de todas las enfermedades infecciosas emergentes en humanos son zoonóticas (3). Entre ellas se pueden identificar algunas como: influenza aviar (aves), tuberculosis bovina (bovinos), ébola (murciélagos – chimpancés), MERS (murciélagos – camellos), SARS (murciélagos – civeta).

Si bien todxs estamos pendientes y actualizadxs sobre los posibles orígenes, efectos e incontables consecuencias de la pandemia del COVID-19, hoy convivimos con otras enfermedades zoonóticas como es el caso del Dengue. Esta enfermedad es considerada una de las 10 amenazas para la salud mundial, según la OMS y en nuestro país sus cifras superan a las actuales de Coronavirus.

En 2019 la Organización Panamericana de la Salud notificó el mayor número de casos de dengue registrados en la historia en América Latina (4) y en Argentina la cifra actual de contagiados de dengue según las últimas cifras del ministerio  de salud son de 25 mil casos (5). Al día de hoy no existen vacunas efectivas ni se han desarrollado antivirales que tengan buenos resultados. Por lo tanto al igual que en el caso de Coronavirus, la mejor alternativa  para esta enfermedad son las medidas de prevención. 

Si bien tanto desde el Gobierno de Córdoba, como desde el Ministerio de Salud, se sostienen hace algunos años operativos de prevención como el de “control de foco o bloqueo” (que consiste en la fumigación de la zona sospechosa o afectada), lo que más se recomienda es contribuir con la eliminación de larvas y mosquitos realizando tareas en nuestras casas como las que se  pueden leer aquí

La naturaleza nos está enviando un mensaje

Cuando encontramos un ecosistema intacto, donde están presentes todas las especies, podemos decir que nos encontramos ante un efecto de dilución (6) (el efecto que tienen los ecosistemas bien conservados de “diluir” a los patógenos). Por otro lado, al extinguirse o desaparecer alguna de las especies huéspedes de la enfermedad, probablemente éstas se conviertan en futuros transmisores de enfermedades. 

Los eventos catastróficos de 2019, la pandemia de COVID-19 y las cifras alarmantes de otras enfermedades como las anteriormente mencionadas, nos demuestran que cuando destruimos la biodiversidad, destruimos el sistema que sustenta la vida humana. Por eso la frase impulsada para el Día Mundial del Medio Ambiente 2020 es La naturaleza nos está enviando un mensaje.

Si se cuida y mantiene intacto el ecosistema que nos rodea, la diversidad de especies será nuestra mejor defensa ante las enfermedades infecciosas emergentes. Por lo tanto, la abundancia de especies huéspedes de patógenos podrá reducir el riesgo de futuras enfermedades (7).

Con mayor responsabilidad como población, podremos tomar conciencia en cómo nuestras actividades pueden influir en la aparición de futuras zoonosis y con un mayor entendimiento científico podremos prevenir su aparición.  Es el momento de apreciar el rol vital de la salud en nuestro planeta y tomar medidas inmediatas #PorLaNaturaleza

Florencia Bejarano Biglia. Licenciada en Comunicación Social. 

Universidad Nacional de Córdoba. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *