1 de octubre: Día Internacional de la Persona Mayor

Las personas mayores siempre han desempeñado un papel importante en la sociedad como líderes, cuidadores y custodios de la tradición. Sin embargo, también son muy vulnerables, y muchos caen en la pobreza, quedan discapacitados o sufren discriminación. A medida que mejora la atención médica, la población de personas mayores está creciendo, al igual que crecen sus necesidades y, por supuesto, sus contribuciones al mundo.

La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) reconocen que el desarrollo solo se puede lograr si incluye a todas las edades. Empoderar a las personas mayores en todos los ámbitos del desarrollo, incluida su participación en la vida social, económica y política, ayuda tanto a garantizar su inclusión como a reducir las numerosas desigualdades a las que se enfrentan estas personas. (1)

Dos mujeres, de 94 y 83 años, con antifaces y sacandose una foto

No hay vejez, hay vejeces

Como cada año habrá eventos, campañas, afiches y lemas. Y saldrán muchas voces y discursos sobre las mayores. Máxime, en un año, en el que la crisis global por COVID 19, pone a este grupo en el centro del debate. La pandemia puso en cuestión mucho más que la salud de les mayores. Ha desnudado múltiples prácticas teñidas de Viejismos, una forma de discriminación vinculada a prejuicios relacionados a la edad. El edadismo o viejismo, se presenta, -a diferencia de otros tipos de segregación, dónde el otro es el distinto a excluir- como discriminación sobre nosotros mismos a futuro.

No es necesario ser un avezado observador para darnos cuenta de que un mayor de 60 y uno de 90 tienen muchas diferencias. Cómo tampoco hay que ser un gran investigador para entender por ejemplo, que una persona que creció y vivió en una zona privada de servicios básicos, con trabajos de esfuerzo físico y sin seguridad social; tendrá una vejez distinta a otre que desarrolló su trabajo en lugares y condiciones seguras, con seguro de salud y previsional.⁠ Y que no es lo mismo la vejez heterosexual, de alguien blanco de clase media, a la vejez de una persona trans.

La diversidad, la heterogeneidad y el respeto de ambas, son materia pendiente en muchísimos órdenes sociales, y esta deuda se agiganta llegando a esta etapa de la vida. El envejecimiento recibe por un lado representaciones romantizadas, y por otro, muchas vinculadas a la decrepitud, a lo inaceptable, a lo negado.

Se torna así, en una etapa cargada de multiplicidad de sentidos, que poco tienen que ver con las percepciones que las personas mayores tienen de sí y de su proceso vital.

La vejez tiende a ser abordada desde las narrativas imperantes, como un todo, una masa homogénea de personas y actitudes. Reduciendo a figuras y representaciones hegemónicas sobre lo que un mayor es o representa. Esta homogeneización, como imagen dominante, es la que construye relatos y discursos. Existe una visión estereotipada de la vejez, que presenta y representa a les viejes como dependientes, pasives, con pérdida de capacidades y en soledad. ⁠

Y es, desde allí, desde esa mirada externa de la vejez, sin les viejes como actores sociales, con capacidad, sujetos de derechos y con posibilidad de participación; desde dónde muchas veces se crean, planifican y ejecutan políticas sobre vejez.

⁠Tenemos un desafío por delante, politizar las narrativas e imágenes con el fin de criticar, proponer y generar nuevos sentidos.

La heterogeneidad de les mayores nos cuestiona, interpela y reclama nuevas miradas. La vejez, es una contrucción social, es la resultante de la interacción de las dimensiones biológica, psicológica, social y espiritual. No es el final de la vida, ni una nueva juventud, ni el momento del descanso. Es una etapa cargada de historias, personales y colectivas. Es lo que cada ser envejeciente decida sobre sí y su propia vida.

Dos mujeres mayores abrazadas, sonriendo

Somos seres envejecientes, y son tantas vejeces, como personas mayores hay.

Se trata de habilitar nuevos modos de envejecer, empoderados y diversos.

Mayra Marcuzzi. Psicóloga y gerontóloga comunitaria. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *